El Toyota murió…se acabó una era.

IMG_7698

Últimamente me estoy dando cuenta de que reacciono lentamente ante los acontecimientos que me suceden. Sobre todo cuando me dejan un gran impacto de carácter emocional. Tardo, tal vez más de la cuenta, en asimilar la situación. Actúo como si en el minuto 0 de que haya ocurrido ya hubiera digerido el tema, pero no es así. Lo aparco en un rinconcito de la mente, allí agazapado, que no salga, que no moleste, que no de señales de su existencia, hasta que más tarde o más temprano, siempre hay algún dispositivo, situación o momento que hace que salte.

Perder cosas, personas, juegos, deportes, lo que sea, es difícil. Muy complicado , más aún si te han enseñado que siempre se debe ganar, y si tu nivel de frustración es más bien bajo.

Perder personas queridas es terrible. Insuperable. Hay está. Se asume, se lleva como mejor se sabe y adelante. No pensarlo o al psicólogo o escribir.

saber-ganar-y-perder-10-638

Perder mientras juegas o practicas un deporte es horroroso. En mi caso concreto, noto como un calor interno me va subiendo desde el estómago hasta la cabeza, noto la ira, y tengo, debo desaparecer, porque no sé si puedo controlarme correctamente; luego me río de mi propia reacción, pero odio perder, sobre todo cuando creo que soy buena en algo.

Perder cosas no debería afectarnos en exceso. Me educaron para no aferrarme a las cosas materiales. Y de hecho no lo estoy, para nada. Pero…siempre hay un pero, el problema surge cuando esas cosas materiales llevan asociados sentimientos, momentos únicos, situaciones irrebatibles, instantes que sabes que no van a suceder más, entonces si molesta, más de lo que pensamos.

Va a hacer un año, el 7 de julio para ser exactos, mi coche, el Toyota murió. Tenía trece años, por lo que cumplió su cometido, y me dejó tirada en la carretera, con lo cual, tal y como soy yo, no se lo hubiera perdonado jamás, así que, pensar que volver a ponerlo en funcionamiento costaría una fortuna, en el fondo me alivió para desprenderme fácilmente de él.

IMG_7295

Hasta hoy, que todos esos recuerdos almacenados en mi mente han salido de golpe, como se dice: “Todo lo que se reprime, se desborda…” pues tal cual.

Ha venido a recogerme Elvira en su Vespa. La misma que tenía desde niña, la misma del cole, de la playa. Ibamos hacía el hospital, pero al subirme en ella, me he visto teletransportada a aquellos veranos en los que me recogía en Campoamor, para irnos a cualquier sitio, en libertad, me ha venido la imagen mía con los brazos abiertos detrás, riéndome y disfrutando, notando el viento y siendo feliz, mucho¡¡ Se lo he dicho, nos escapamos? Ella, me ha mirado de refilón, y se ha reído…Si abre ella los brazos, se le sale el hombro¡¡¡¡¡ ( es lo que tiene el esquí) y ayyyy la edad que es muy mala¡

IMG_7711

Y he recordado mi coche. Cuando Jorge me lo regaló por sorpresa, sólo dijo, sal a la calle, y allí estaba, verde, precioso, reluciente, nuevo¡ Acabábamos de irnos a vivir a la Alberca, y lo necesitaba.

Las recogidas a Elvira con Yoryu bebé y nuestros posteriores cafés, los asientos traseros repletos de niños con Anuski para ir al tenis. Mi capacidad para encontrar aparcamiento siempre, en cualquier sitio, y si no, el morro de dejarlo debajo del Ficus o encima de la acera. Sobrada a más no poder. Mi plaza, mi calle, mi ciudad, mis niños, mis amigas. Las bajadas a la playa pequeña sabiendo que ibas a disfrutar de un largo verano, dejándolo en la bajada de escaleras¡ todos los días¡ siempre llevando gente, siempre disfrutando y siempre, por supuesto con la música alta, muy alta¡¡

Mientras otras ponían los “Cuentacuentos”, yo tenía los 40 principales, y mis grabaciones de CDs de música Dance, para que subir en el coche sirviera para evadirse de todo, bailar y cantar.

El olor característico del ámbar sólido de L’occitane. Y el parachoques trasero. Siempre reconocible. Primero sin la funda de la rueda, y después con la cinta americana. Unico, especial, identificable. Donde estuviera, yo andaba cerca. Y si hablamos de numerología era perfecto, 4,9,13¡¡¡ en fin¡

IMG_3571

Me vienen tantas vivencias en él, así, desordenadas, buenas y malas, escapadas en solitario y viajes familiares, risas, llantos, preocupaciones, besos, abrazos, confesiones, conversaciones, pensamientos; de ahí el volumen de las canciones, ante la pregunta de por qué escucho la música tan alta es por eso mismo: No te deja pensar. A las personas que no paramos de cavilar todo el tiempo, conducir escuchando música nos relaja, tiene que estar alta, bastante, más que la media,solo la música, no puedes distraer la mente en nada más, carretera y música, es genial, es necesario.

En una sociedad en la que nos empeñamos en aprender a ganar, lo que de verdad deberíamos enseñar es a como perder. A la aceptación de la perdida, porque es real, porque es lo que de verdad nos prepara para las duras lecciones de la vida, a vivir momentos duros y emociones intensas, a equivocarnos, a caer y volver a caer, y sufrir por ello y con ello. Tristeza, dolor, rabia, miedo, impotencia, desesperación, culpa. Sentimientos muy importantes que nos ayudan a crecer, a superarnos, nos cambiará, de una manera u otra, de nosotros dependerá que sea para mejor.

El Toyota era como yo, un tanque, fuerte, alegre, abierto, potente, intenso, aventurero, fiable. Aguantó y aguantó, nunca se paró, nunca defraudó, cumplió con las expectativas que se esperaban de él. Cuando dijo hasta aquí he llegado, fue definitivo, no hizo ni amago de continuar. Se terminó.

IMG_9631IMG_9632IMG_9633IMG_9634

Lo acepté, ni me enfadé, ni lo pensé, pues mira, tendría que ser así, al fin y al cabo, era un coche, hasta hoy. Hoy me ha dado por pensar….joder¡¡¡¡ lo perdí¡¡¡ Puede ser que tenga otro mejor, o peor, o de la misma marca, o distinto, pero no será él, no olerá a él, no tendrá su historia ni sus vivencias conmigo y ahora lo estoy asumiendo. Lo dicho, lenta que es una. Empieza una nueva era en la que al aprender la lección creo que no volveré a poner sentimientos en cosas que no deberían tenerlas.

Lo lograré?  Uffff si hasta estaba pensando en localizarlo donde estuviera¡¡¡¡ Si es que, al final voy a ser una sentimental, contra todo pronostico¡

Un besazo

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s