“Piel de asfalto” un libro de Francisco Molina López

portada_piel

Ojalá me gustara correr, ojalá pudiera yo experimentar también esa maravillosa sensación de la que hablan todos los corredores, no tiene por que ser sólo después de una carrera, si no incluso cuando terminan un entrenamiento rutinario. Ese salir a correr por placer yo, sinceramente, nunca lo he sentido.

Y, creedme, lo he intentado. De pequeña en el colegio entrenaba al mediodía con el equipo de atletismo, parece ser que tenía buena capacidad de resistencia…y lo aborrecía, terminé el curso entrenando hasta el final, pero a la hora de competir lo dejé.

img_8009img_8015

Luego un poco más tarde, con Jorge, hoy en día un auténtico “runner”, (yo los llamo a los que corren al menos una maratón al año y alguna que otra media), también entrenábamos, hacíamos pesas y corríamos. Pero me moría de pereza y aburrimiento, ni tan siquiera acompañada le veía fuste. Llegaba un momento en que me dolía todo, y nunca conseguía pasar esa barrera en la que las endorfinas me hicieran sentir bien, por lo que prefería otras actividades.

Y no era falta de voluntad, mi querida amiga Marta es testigo de que hemos estado yendo al gimnasio varios días a la semana a las 15:30 de la tarde, comiendo poco por no vomitar, y corriendo después a la ducha para que nos diera tiempo a recoger a los niños. Luego con Anuski la electroestimulación, también al mediodía…en fin, cuando se puede. Pero con lo fácil que tiene los horarios correr, a mi no me llama.

img_8025img_8021

Si me gusta andar, a paso ligero, una hora y media aproximadamente, pero no es lo mismo. Correr es correr.

Cuando ya alguien es capaz de correr y en vez de quejarse y acordarse de los muertos de Stalin, puede imaginar bonitas historias, preciosas poesías e increíbles sentencias, eso, eso es ya para nota. Y ahí es donde se encuentra mi querido amigo consorte (su mujer, Virtudes, es amiga mía desde la infancia), Paco.

Yo lo seguía desde hacia tiempo en su blog, http://marcandolameta.com donde ya contaba relatos, e incluso impresiones de lo que veía mientras corría¡ Manda huevos, yo mientras corro, lo poco que corro, me da la sensación que lo veo todo rojo¡ y las maldiciones son tantas que jamás podría maravillarme de una puesta de sol o de la calidez de la entrada de la primavera, ni de las gotas de lluvia en mi rostro¡¡¡ vamos¡ lluvia y correr¡¡¡ eso es de auténticos profesionales. Eso si que es auténtica pasión.

Sus frases son más que motivadoras, son cariñosas, son románticas, es una persona de una dulzura única, con una sensibilidad especial.

cmb4w9mwgaa7onr-jpg-large

Conforme iba leyendo el libro, creía que conseguiría iniciarme en el “running”, pone tanto entusiasmo y tanto empeño en explicar las virtudes de ese deporte, que parece que si no corres te estás perdiendo algo verdaderamente excepcional en la vida. Como si la vivieras a medias, y quién en su sano juicio querría desaprovechar algo así?

Pues eso, yo lo intenté, de verdad. Terminé el libro, lo cierto es que todavía hacía calor, con lo que yo lo odio, y me decidí a probar. Música, zapatillas y…. y casi me muero¡¡¡

Fué como cuando fumaba y decidí una de las veces dejarlo con el libro de “Es fácil dejar de fumar, si sabes como”, y una leche. Lo terminé y me encendí un cigarro, lo recuerdo perfectamente , que parte de mi cerebro no había entendido lo expuesto. Pues la misma, la mismica que cuando llevaba minuto y medio trotando, no más, me dijo Jester, esto no es para ti, venga, ponte a andar ligero y déjate de historias que tú la Maratón de Boston no la vas a correr.

img_8223

Y pensé, bueno, al menos sigo teniendo en común con él otra de sus grandes pasiones, la lectura. Esa si. Esa desde que tengo uso de razón. Por ese motivo, no puedo más que recomendar este estupendo libro, escrito con tanto cariño y amor. Este sueño hecho realidad. Como dice en la contraportada:

Piel de asfalto es un libro cuya lectura es variada, amena, entretenida; y también es motivadora, didáctica. En él se combinan relatos narrativos, reflexiones vitales, poemas y sentencias, todo ello con un nexo en común : el running. Correr y leer pueden ser dos grandes pasiones que se complementan y que nos enriquecen. Con este libro, una nos puede llevar a la otra, y ambas formar parte de esta aventura que es vivir; porque esta vida no tiene meta y al mismo tiempo tiene una meta cada día, en cada acontecimiento, en cada esquina….

Absolutamente de acuerdo, leer Piel de asfalto supera con creces las expectativas, la presentación estuvo fenomenal, leyó una lineas que nos conmovieron a todos, y nos hizo entender que cuando amas lo que haces todo funciona. Allí nos reunimos una pequeña representación de los que le queremos y admiramos. Deseando que siga triunfando el libro, que siga escribiendo, y por supuesto corriendo.

Aunque lo terminé hace meses, todavía lo tengo en la pila de libros de mi mesilla, y releo algún cuento de vez en cuando, no dejan de sorprenderme. Agradezco enormemente tu preciosa dedicatoria:

img_8217

Para ti, para Esther, para Jester, con todo mi cariño y afecto. Amigo consorte y admirador de tu blog, que algún día debes plasmar en papel.
Espero que esta “Piel de asfalto” te ayude a encontrar alguna de las hermosas metas de la vida.

Que nunca dejemos de correr en la carrera mas hermosa: la vida. Eres genial Paco. Nos vemos..y Feliz cumpleaños¡

Un besazo

 

 

 

 

Anuncios

2 pensamientos en ““Piel de asfalto” un libro de Francisco Molina López

  1. Creo firmemente que todos tenemos una pasión, por lo menos una, seguro. Esa pasión podremos descubrirla siendo niños (los más afortunados), siendo adultos (los más habituales) o ya siendo “mayores” (lo más tardíos, pero por ello no menos dichosos). Lejos de cualquier pasión, entendida como tal, creo que no hay nada como sazonar con ilusión aquello que hagamos con gusto y agrado, porque ese será el primer paso en convertir en pasión cualquier afición. Correr y escribir son dos de esas cosas que me divierten, dos cosas que me hacen sentir bien y que al dotarlas de la ilusión propia de algo que te hace feliz, han llegado a un estadio un poquito más allá de la simple afición. Y fruto de esa combinación surgió esa piel.

    Una piel alimentada con escritura y donde la parte fundamental, la base de toda inspiración nace de correr. Reconozco que correr no siempre es maravilloso, para nada: correr cansa, fatiga, el cuerpo se castiga e incluso muchas son las veces en las que tu mente te pregunta qué demonios haces. Comprendo tus palabras de queja, de hastío, de incomprensión ante la martirizante actividad de ir machacándose las articulaciones inferiores, mientras la respiración parece estar al borde del infarto… te comprendo perfectamente. Por eso me sorprende, me maravilla que con la lectura de mi libro te llegases a plantear con seriedad la posibilidad de convertirte en una runner más. De igual manera como comprendo perfectamente que tras ese intento hayas dejado para otros locos, entre los que me incluyo, esa tortuosa manera de disfrutar. Y te comprendo porque quizá tu pasión no esté ahí, tu pasión está como bien dices en la lectura y también está en algo que no dices y que dejas entrever en los textos con los que vas alimentando este blog. Quien te haya leído tan solo una vez habrá podido percibir esa capacidad para transmitir, para contagiar y como tus palabras, consciente o inconscientemente, consiguen emocionar.

    Creo firmemente que todos tenemos una pasión, pero por encima de cualquier pasión debe haber ilusión y eso es algo que se respira al leerte. Por eso, me tomo la licencia de decirte que no solo la lectura es una pasión que cultivas, no, también la escritura… y como dejé garabateado en mi dedicatoria, espero que un día plasmes en papel esa ilusión y esa pasión que se perciben con tan solo mirarte a los ojos.

    Gracia Esther, gracias amiga consorte, muchas gracias por hacerme este bonito regalo de cumpleaños, con el que me has concedido un honor tan grande que me he ruborizado de manera irremediable.

    Un beso y un abrazo, tan grandes como ilusionadamente apasionados.
    Paco.-

    Le gusta a 1 persona

    • Gracias a ti Paco¡¡ Gracias por ser tan genial y especial.
      SI todos tenemos una pasión, y sólo cuando hacemos algo intensamente es cuando conseguimos transmitir algo.
      No descarto volver a intentar correr…soy muy cabezona.
      Releerte siempre, esperando que tengas una larga carrera como escritor para poder estar más cerca de lo que haces y emocionarme.
      Leer es una de mis pasiones, lo leo todo, o casi todo, me ayuda a conocer, a teletransportarme a otros sitios a otras vidas… escribir supongo que también.
      Me ha emocionado leerte y que sepas que teniendo tu libro en la mesilla os tengo todas las noches muy cerca y presentes¡
      Un besazo para ti, y por su puesto para tus chicas, a las que sabes que adoro¡¡¡
      Jester

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s