Same to you

Que me ocurren muchas cosas en la vida es extraordinariamente cierto. Tal vez depende de con quien te relaciones, tal vez de tu carácter o quizás de la energía que desprendemos. Pero lo que es una realidad es que no pasa más de un mes en que una casualidad, una sorpresa o un hecho fortuito me haga creer que la vida es absolutamente incierta, que para bien o para mal todo puede cambiar en un segundo, y que en muchas ocasiones estamos a merced de los acontecimientos, eso si, everything happens for a reason. Lo creo firmemente.

Cuando escucho a personas hablar de la monotonía de sus vidas siempre pienso… ufff ¿cómo es posible? Si cada día es un cúmulo de acontecimientos¡¡ Y algunas mañanas al levantarme y dar gracias siempre me queda la incertidumbre de… ¿qué me pasará hoy? ¿tendremos un día tranquilo? (que también los hay y los adoro¡¡).

Este lunes prebando, era la tan ansiada cena de Gallinas, (nuestro genuino grupo, del que rechazamos solicitudes de ingreso casi a diario¡¡ jejejej ) Somos 5 y eso no va a cambiar. Es el número, un número mágico para cinco mujeres totalmente diferentes al resto, ovejas negras que se han unido para demostrar que los más antagónicos caracteres, con ideologías  y formas de pensar diametralmente opuestas pueden quererse como nadie, defenderse hasta la muerte y demostrar que el honor, la lealtad y la honestidad existen, dando una exacta definición de lo que es la palabra amistad. Eso no quiere decir, que igual que nos queremos profundamente, también podamos tener las broncas más descomunales que puedan haber, aunque claro está, las sabemos capear como nadie. Dos pares de hermanas, y un nexo de unión infalible hacen que si alguna vez cenas con nosotras puedas disfrutar de un show en toda regla, reírte hasta llorar, y ver en vivo y en directo como las amigas se dicen las cosas a la cara, sin tapujos, sin medias tintas, pero sólo entre nosotras. Que nadie se atreva a criticar a una de las nuestras, ten claro que puedes salir muy mal parado, y si hay algo que define a las Gallinas es su carácter.

Helena a las 8 de la mañana del martes se iba a Londres, en todos estos días no habíamos tenido oportunidad de estar las cinco solas, el lunes era el momento. Risas, peleas, historias, confesiones, y de repente nos damos cuenta que un par de chicos se sienta en la mesa de al lado y no paran de mirarnos. Nuestra conversación en ese momento trataba sobre tetas, si, pero las masculinas. Discutíamos de sus tamaños, formas, y que me negaba a convertirme en alguien que se fijara en esa parte de la fisonomía masculina, por muy cachas que estuviera el susodicho. Claro, no nos dábamos cuenta, y hacíamos todos los gestos aludiendo a dicho atributo, por supuesto a carcajada limpia. Terminada la cena al salir, vemos como nos miran con bastante descaro y ya en la Plaza Santa Catalina el camarero sale corriendo detrás nuestra llamándonos porque nos habíamos dejado unas invitaciones en la mesa. Mi hermana y yo¡ Cómo no¡¡ Me paro a pensar si nos habríamos dejado también la cabeza en el restaurante, cuando se acerca uno de los chicos y nos pregunta si hablamos ingles. Dado que nuestro nivel de socialización con personas ajenas, así de sopetón, es más que nulo, le indicamos como si no le entendiéramos que Helena, Helena sabe, que vive en Londres. Ella sorprendida nos mira, y formamos un circulo en el que uno de ellos empieza a comentar que son egipcios, arquitectos, de viaje por España, y que habían leído sobre las Fiestas de Primavera y el Día del Bando de la Huerta y se habían animado a visitarnos, dentro de su periplo por Barcelona, Ibiza, y Málaga. Claro las Gallinas ante un tema interesante no se callan, y todas empezamos a preguntarles, hablarles y darles consejos, cuando nos dicen sorprendidos… pero si todas habláis ingles¡¡¡¡ Nos reímos, y sin la más mínima explicación nos animamos a seguir con ellos un ratito más para que nos contaran cosas. Excepto MM, ella pasó.

Nos fuimos a un bar cercano para escuchar como nos confesaban que paseando por la Plaza de las Flores, habían escuchado carcajadas, y nos habían visto, les habíamos llamado la atención y por eso habían entrado al restaurante, claro¡ ya imagino cuando nos vieran y supusieran que hablábamos de pechos, habrían alucinado, no entendían el español.

Se llamaban Ehab y Nur, con lo que entendimos Yihad y Noor (yo le dije como la reina de Jordania??? menos mal que se lo tomaron bien) y hay que ver lo que da de si hablar de Osama bin Laden, cuando de repente, en plena conversación Ehab en un confundido alarde de camaradería me pone el brazo encima como para abrazarme, ¡Con lo que a mi me gusta mantener la distancia social!!!! En ese momento antes de entonar un How dare you? miro a Helena, la cual con su perfecto y posh british accent le dice, noooo, a Esther no le gustan nada las familiaridades, el chico me suelta rápido y le digo please I’m like a princess, keep the distance. Ante esto pensé que nuestra relación con oriente medio se había acabado, y nada más lejos de la realidad. Todavía nos quedó noche por delante de conversación y risas, hasta decidir que ya era hora de despedirnos. Y claro, petición de teléfonos mientras todas mirábamos hacía el cielo como buscando piso, pero Ehab me dijo, por favor, para poder vernos mañana¡ Ante la presión del resto se lo dí y nos despedimos, no muy convencida de haberlo hecho, cuando el siguiente mensaje que recibimos en el chat de las Gallinas es de MM diciéndonos: Zorronzuelas, aprovechad la primavera árabe¡¡¡

Y yo, con mi imaginación desbordante, después del vino y unas copas, les dije no me jodáis chicas:

Mañana atentados en la capital murciana en su fiesta grande, tres explosiones en el centro y cuando procedan a la desarticulación del comando, resulta que la célula islamista tenía a la líder en el mismo centro de Murcia, realizando labores de captación y adiestramiento y aparece mi número teléfono con mi cara de pardilla en todos los telediarios, por vuestra culpa y las ganas de socializar¡¡ Ahora ya os digo, caemos todas¡¡¡ Helena me decía que tenía muchos prejuicios, eso si, descojonada y con lágrimas en los ojos sin parar de reírse. Casi rezo por ello.

Mi sorpresa la mañana siguiente¡ Jodeee le faltó tiempo, y eso que le dijimos que de salir sería por la tarde¡

Evidentemente pantallazo y envío a las Gallinas… que? y ahora que? el paquetito bomba de los egipcios quien se lo queda???

Es que no os gustaron? preguntó MM. A ver, no podíamos dudar que eran bastante atractivos, ambos dos, e interesantes, 39 añitos de cultura árabe bien avenida, pero no estaba en ese formato.

Le contesté muy educadamente, y al final quedamos en vernos, pero día del Bando, multitud, música, risas, bailes, y parte de las gallinas unidas hizo que pasara el tiempo y cuando volví a mirar el teléfono y ví varios mensajes con su localización para encontrarnos, le dije que ya estábamos en casa, y que al día siguiente trabajábamos.


Esta mañana quería volver a vernos¡¡ estas Gallinas, como dice Nacho, conocerlas es quererlas, era imposible, no podíamos ninguna, y se iban a Barcelona.

Su último mensaje es que les hubiera encantado conocernos más (yo imaginándome con el cinturón de explosivos en la cintura, aunque MM diga que con mi cintura, gasta menos cinturón poniéndoselo él) y ya fuera de bromas, diciéndome si podía volver a vernos¡¡ A lo que le he puesto el emoticono que mira hacia arriba y le he dicho que nunca se sabe, pero que no imagina lo complicado que es volver a unir las Gallinas, (Gallinas lo he omitido, he puesto nosotras, por no dar más explicaciones en ingles).

El me ha dicho que somos super especiales y que me desea lo mejor, a lo que le he respondido, lo mismo para ti.

Un besazo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s